La gratitud fue la excusa perfecta para no romper la tradición de la entrega de anchetas al equipo de Servicios Generales y apoyo logístico del colegio.

Los profesores y directivos del Newman School de manera conjunta prepararon esta sorpresa.